Pedir ayuda ¡Aprende el momento en que debes hacerlo!

Comparte este artículo

Pedir ayuda es una de las formas donde las personas pueden salir de situaciones comprometedoras, es una acción social que se hace en todo el mundo. Conoce como llevarlo a cabo leyendo el siguiente artículo.

Pedir-ayuda 1

Pedir ayuda

Los beneficios del apoyo que prestan ciertas personas o grupos a otras resultan de acciones relacionadas con el altruismo y las bondades. Sin embargo, algunas tienen problemas para pedir ayuda, la acción como tal no representa ningún tipo de desajuste ni abuso.

Algunos piensan que pedir ayuda representa un insulto y en cierto aspecto un falta de respeto. Esto no es así, pedir ayuda es una acción donde solicita una persona, grupo u organización algún tipo de favor con la finalidad de resolver un problema o salir de un lugar emocional donde se encuentra.

Algunos consideran que pedir ayuda está relacionada con solicitud de dinero, hemos visto como una persona se dirige a otra pidiendo un favor e inmediatamente la otra responde: “Si me vas a pedir dinero, no tengo». Esta vinculación se da porque en muchos casos la necesidad de liquidez es evidente en todas partes del mundo.

Pero debemos saber que para pedir dinero debemos saber hacerlo, cuando hacemos una solicitud tenemos que buscar la forma de no incomodar a quien se le solicita la ayuda. De manera que solicitarla representa un momento en el cual debemos hacer gala de nuestra inteligencia.

Importancia

Es un compromiso donde la persona busca ayuda para salir de la situación en la cual se encuentra, así mismo es un acto de humanidad y permite comprender que debemos ser generosos cuando lo solicite otra persona. Utilice las Frases motivacionales como instrumentos alternos.

Pedir-ayuda 2

Cuando contamos con la colaboración de quienes nos rodean, estamos en presencia de un beneficio en el cual justificamos por qué pertenecemos a un grupo u organización. Para algunos psicólogos se presentan situaciones en ambas partes donde la salud mental se reconforta y a su vez se revaloriza.

El apoyo social recibido bien sea económico, emocional o afectivo, es uno de los principales soportes de las emociones negativas, manifestadas a través de la ansiedad, y el disgusto. Por otro lado se contribuye a mejorar el bienestar psicológico de las personas. Pedir ayuda es una acción desencadenada que genera una demanda, de allí lo planteado al comienzo relacionado con saber pedir ayuda.

¿Por qué cuesta pedirla?

Veremos varias razones por las cuales cuesta pedir ayuda, sin embargo existen dos justificaciones importantes que determinan este aspecto: Los que tienen mucho miedo a que se las nieguen y otros que no les importa la respuesta que reciban. En ambos casos el fin siempre es el mismo, buscar de cualquier manera como pedir ayuda.

Sin embargo, suele suceder que el problema sea el no saber pedirla. Las solicitudes se vinculan a emociones positivas y en este caso la persona espera cualquier reacción y acepta la situación. Otro aspecto está relacionado con la importancia de la decisión de quien supuestamente otorga la ayuda.

Cuando se intenta pedir ayuda se busca solucionar algún tipo de problema, sin embargo ese problema genera ansiedad y estrés, lo que ocasiona un cambio de actitud en la forma de como solicitar o pedir ayuda. Los temores a las consecuencias invaden los pensamientos.

Pedir-ayuda 3

No obstante es una acción que no solo se presenta cuando pedimos ayuda, sino que también se hace presente en otras circunstancias de la vida, por lo que es un actor histórico lo que puede hacer temer pedir ayuda. El siguiente articulo Consecuencias de la Inseguridad gestionan acciones para vincularlas con este tema.

Sin embargo, lo que otros piensen de nosotros debe tenernos sin cuidado, no se debe dar importancia a los comportamientos generados por otros individuos cuando se enteran que vamos a pedir ayuda. Sin querer se convierte en un desgaste emocional que limita la creatividad para buscar alternativas en la solicitud de ayuda.

Poco importa en cierta medida lo que los otros piensan de nosotros, a las personas con elevados niveles de ansiedad de evaluación les afecta en exceso. Temen, por ejemplo, que al pedir ayuda los otros piensen que son unos aprovechados, que les consideren más vulnerables de lo que son, o a las consecuencias emocionales que podrían tener para ellos un simple “no”.

El sacrificio

Se ha observado situaciones de estrés considerable en personas que buscan pedir ayuda. De manera que en la mente se aparecen situaciones donde visualizan acciones sacrificantes. Además realizan grandes esfuerzos para simplemente pedir ayuda. Justifican su acción alegando que no desean molestar o la incógnita de saber que va a pensar la otra persona.

Este comportamiento es extremo y temeroso, no permite dar salidas a la solución de los problemas y mantendrá esa actitud hacia otras situaciones: Por otro lado existen comportamientos arrogantes  que en nada tiene que ver con el sacrificio, donde la solicitud se vuelve una obligación.

La seguridad los invade y confían en que al pedir ayuda, les será otorgada de forma inmediata. Este comportamiento limita la apreciación de quien va otorgar la ayuda, en muchos casos es negada cuando se observa una actitud prepotente y arrogante.

Falta de importancia

Los grupos de personas que prefieren no pedir ayuda les restan importancia a la solicitud, generalmente por no saber cómo hacerlo y desperdician excelentes oportunidades, trate de no caer en este grupo. Para cambiar esta actitud es importante considerar acciones de tipo asertivo.

¿Cómo hacerlo?

Existen varias maneras de hacerlo, una de ellas es delegando tareas en otros donde se pueda resolver procesos diferentes al mismo tiempo. La otra forma es implementando acciones asertivas donde se muestra un punto de vista y necesidad siempre respetando las del otro.

El comportamiento asertivo es un hábito que pocas personas practican, a su vez es el más efectivo para pedir ayuda. También es una habilidad que se desarrolla a través de los años, es decir poco a poco se va aprendiendo.

Saber comunicarse

Cuando pedimos ayuda debemos comunicar realmente lo que necesitamos, no dibuje ni adorne mucho lo que se desea, vaya directamente al grano. De esta forma quien está a la expectativa tendrá por dos opciones. Hacerlo Por voluntad propia y la otra por solicitud de quien la necesita, en ambos casos el planteamiento debe ser claro.

Utilizar la experiencia

La posibilidad de pedir ayuda crece o disminuye en función de la experiencia, es decir si una persona tiene un historial peticiones donde han sido denegadas sus solicitudes, entonces tendrá que ser considerada la petición y la persona no tienen credibilidad. En caso contrario la ayuda se percibe con los ojos cerrados cuando existe un historial confiable.

Conclusión

Cuando aprendemos a pedir ayuda nos convertimos en una máquina en la cual incluso las personas voluntariamente se prestan para ayudar. En caso contrario la falta de credibilidad aleja a las personas. Así mismo se espera una forma en la cual pedir ayuda debe requerir de un aprendizaje previo.

Aunque algunos se sorprenderán, lamentablemente es de esa forma. Debemos aprender a pedir ayuda, de otro modo corremos el riesgo de convertirnos en personas que no tengamos credibilidad y en ese punto es donde usted debe hacer una revisión, donde se debe saber si en diversas oportunidades se le ha negado ayuda.

Creemos que con este artículo hemos respondido algunas inquietudes y dando respuesta a procedimientos y formas en como pedir ayuda. Recuerde, vaya al grano directamente, no especule y solamente plantee de verdad lo que desee, tampoco adorne tanto el favor que va a pedir y solicite sin tapujos lo que requiere.

(Visited 368 times, 3 visits today)

Deja un comentario